Consejos para Conducir con Nieve un Coche Automático

Llega el invierno y con él las bajas temperaturas, las grandes heladas y la nieve. Si tienes previsto viajar bajo condiciones climáticas adversas, nunca viene mal saber cómo conducir con nieve, pero como ya sabrás no todos los coches se conducen igual y por ello, vamos a ofrecerte una serie de consejos para conducir con nieve si dispones de un coche automático.

Si por lo general, cuando circulamos por nieve se recomienda hacerlo con marchas largas para no tener que cambiar de marchas continuamente, en el caso de los coches de cambio automático, la cosa cambia. Te invitamos a seguir leyendo para descubrir cómo conducir sobre nieve con un coche automático.

¿Cómo Conducir un Coche Automático con Nieve?

La mejor recomendación para en el caso de encontrarnos con grandes nevadas es dejar el coche a un lado y no continuar. Pero en ocasiones, es inevitable viajar por carreteras heladas o nevadas, y por ello, debemos tener en cuenta una serie de consejos que brindarán por nuestra seguridad.

Además del regular mantenimiento de nuestro vehículo, se hace necesario conocerlo a fondo. Si tienes de un coche automático, es posible que éste disponga de un botón o función denominada «Snow» o «Winter». Este botón será el encargado de facilitarnos la conducción bajo nieve.

Por lo general, la función «Snow» de los coches automáticos se encarga de suavizar los programas, actuando sobre la caja de cambios para elegir la marcha más larga posible y realizar los cambios de marcha con suavidad.

A la hora de conducir sobre nieve, no debemos olvidar que, si necesitamos frenar, deberemos pisar los frenos con cuidado y nunca llegar a fondo. Se recomienda dosificarlo. Si tu coche es híbrido (todos los híbridos llevan cambio automático, si bien no todos los automáticos son híbridos) entonces tendrás la ventaja de no tener que usar tanto el freno ya que podrás aprovechar de la retención del motor y de la frenada regenerativa.

Y por supuesto, no olvides mantener una prudente distancia de seguridad frente a otros coches que estén circulando por nieve. Esta distancia de seguridad debe ser mucho mayor que la que dejamos habitualmente, debido a que al conducir sobre hielo o nieve no sabemos cómo responderá nuestro vehículo o los de otros conductores. Es fundamental saber que, al conducir sobre nieve o hielo, los coches no frenan con la misma precisión.

Consejos para Conducir un Coche Automático en Carreteras con Nieve

A día de hoy, nos encontramos con un número creciente de vehículos que utilizan una transmisión automática o lo que es lo mismo, hacen uso de un cambio de marchas automático, pero su control eficiente sobre superficies nevadas y/o heladas sigue generando grandes dudas.

Si eres uno de esos usuarios que, a la hora de comprar tu coche, optaste por un modelo automático y es la primera vez que te enfrentas a conducir sobre nieve, te dejamos una serie de consejos muy útiles sobre cómo conducir con nieve con un coche automático:

  1. Familiarízate con la palanca de cambios.

    La conducción con nieve pone a prueba las habilidades de los conductores, especialmente cuando se trata de conducir un coche de cambio automático. Por ese motivo, es indispensable haber dominado previamente esta transmisión, por ese motivo, antes de salir a carreteras nevadas te recomendamos haberte familiarizado previamente con el sistema de cambios de tu vehículo.

    Las posiciones genéricas (ya sabes que pueden variar en función del modelo) del cambio automático son las siguientes: (P) Park, empleada para inmovilizar el coche; (R) Reverse, marcha atrás; (N) Neutral, punto muerto, y (D) Drive, la posición de conducir propiamente. También puedes encontrarte con la posición B para retenciones en bajadas prolongadas.

  2. Activa el «Modo Nieve»

    Tal y como hemos indicado anteriormente, muchos los coches automáticos disponen de un botón «Snow» o «Winter», es decir, un botón que permite activar el «Modo Nieve». Otros, simplemente, llevan un botón de control de tracción que por defecto suele estar activado.

    Esta opción contribuye a reducir los deslizamientos y mejorar la estabilidad y la tracción, haciendo que sea mucho más fácil conducir bajo estas condiciones adversas. Sin lugar a dudas, el uso del «Modo Nieve» o similar es indispensable y la mejor respuesta a la cuestión de cómo conducir un coche automático sobre nieve.

    OJO: si necesitas salir de un apuro puntual, como por ejemplo, salir de un aparcamiento que no hayan limpiado de nieve, entonces es mejor desactivar el control de tracción para facilitar la salida. Pero en cuanto estés circulando, lo suyo es volverlo a activar por seguridad.

  3. Instala neumáticos de invierno.

    A bajas temperaturas, las vías heladas, nevadas o la simple presencia de acumulaciones de aguanieve exigen una mayor adherencia a los neumáticos, siendo un acierto apostar por neumáticos de invierno.

    En cambio, si en el lugar donde resides no suele nevar con frecuencia o simplemente necesitas hacer un viaje por la nieve de forma esporádica, puedes hacer uso de diferentes tipos de cadenas de nieve para tu vehículo, teniendo en cuenta la talla de los neumáticos.

  4. Evita frenazos y aceleraciones.

    Conducir un coche automático sobre nieve requiere una mayor habilidad y tacto que al conducir sobre otras superficies. Por ese motivo, además de instalar neumáticos de invierno o cadenas de nieve, y activar el Modo Nieve, deberás conducir de forma suave sobre hielo o nieve.

    Evita en todo momento acelerones y frenazos. Se recomienda circular a bajas velocidades, manteniendo una velocidad contante y sobre todo aprovechándote de la frenada regenerativa (si tu vehículo aparte de automático es híbrido). De este modo podrás retener mucho con el motor sin tener que usar el freno, que es lo más peligroso cuando hay hielo o nieve en la carretera. Si tienes que tocar el freno hazlo suavemente, sin llegar a pisarlo a fondo. De esta forma, evitaremos que el coche se deslice perdiendo el control de nuestro vehículo.

  5. Anticípate a los incidentes.

    Está claro que, las condiciones climatológicas adversas ponen a prueba la habilidad de los conductores, y por ello, en carreteras nevadas o heladas hay que conducir con mayor prudencia y anticiparse a los incidentes.

    En carreteras con hielo y nieve se necesita una mayor distancia de frenado para detenerse y un mayor espacio para efectuar giros; así mismo la sensibilidad en ambos pedales (acelerador y freno) se incrementa de forma considerable, incrementando el riesgo de sufrir deslizamientos. A esto se le suman eventualidades como obstáculos inesperados, como coches parados en la vía, árboles caídos, etcétera, dando lugar a una situación mucho más peligrosa. Por ese motivo, además de tener en cuenta estos consejos, se recomienda extremar la precaución al volante en superficies nevadas y solo conducir sobre hielo o nieve en condiciones realmente necesarias.

Recomendaciones para Conducir a Bajas Temperaturas

Anteriormente, te hemos ofrecido consejos para conducir con nieve con un coche automático, pero no es necesario que nieva para extremar la precaución cuando las temperaturas son mínimas. Además de los consejos anteriores, te dejamos una serie de recomendaciones para conducir a bajas temperaturas:

  • Revisa la batería de tu vehículo. Las bajas temperaturas suelen afectar negativamente a la batería de los coches, principalmente a aquellas que llevan más tiempo de uso, por lo que se recomienda revisar su estado continuamente.
  • No abuses del freno de mano. Si vas a viajar a un lugar donde abundan las bajas temperaturas o esperas una gran nevada, no eches el freno de mano al máximo. Con las bajas temperaturas el freno de mano se puede congelar y nos será mucho más difícil quitarlo.
  • Protege el parabrisas de tu vehículo. No solo la nieve puede afectar al parabrisas de tu vehículo, también las bajas temperaturas, dejando escarcha o hielo sobre el mismo. Para evitarlo, lo mejor es hacer uso de protectores para el parabrisas. Y si ya es tarde, y la luna del vehículo está helada, siempre puedes hacer uso de rasquetas y de calefactores y descongelantes para los cristales.
  • No olvides las cadenas de nieve. Nunca se sabe cuándo puede caer una nevada o simplemente encontrarte con carreteras con presencia de hielo, por ese motivo, se recomienda llevar siempre un juego de cadenas de nieve para tu vehículo. En nuestra guía de tipos de cadenas de nieve encontrarás todos los modelos que encontrarás a la venta, para ayudarte a decidir cuál comprar.

Con estas recomendaciones esperamos haberte sido de ayuda para conducir un coche automático sobre nieve de manera segura y eficiente.

Deja una respuesta